Diseño de experiencias de aprendizaje centrado en el alumno

David Deming, profesor asociado de educación y economía de la Universidad de Harvard, argumenta que las habilidades blandas como empatía, colaborar, resolver problemas, compartir y negociar serán cruciales para los retos que enfrentarán lo universitarios. Deming menciona en su artículo “The Job of the future”, que el lugar de trabajo moderno, donde las personas se mueven entre diferentes roles y proyectos, se asemeja mucho a las aulas de preescolar, donde aprendemos las habilidades sociales como la empatía y la cooperación.

La formación en las universidades tiene el reto de lograr un aprendizaje duradero y desarrollar en los alumnos las competencias y destrezas que el entorno cada vez más cambiante y flexible exige; por lo que se hace necesario, habilitar a los profesores con una metodología que cambie su rol en el aula, de transmitir conocimiento a convertirlo en el facilitador en la formación de competencias.

La metodología de Diseño de Experiencias de Aprendizaje aporta herramientas prácticas, lúdicas, vivenciales para una formación más eficiente. Utiliza las tendencias educativas emergentes, las nuevas formas de aprendizaje. El diseño de las estrategias de enseñanza aprendizaje se basan en la integración al aula de técnicas como el acompañamiento, aprendizaje colaborativo, aula invertida, emprendimiento, el networking, pensamiento lateral, design thinking, juego de roles, aprendizaje basado en problemas y proyectos, juegos serios entre otras más.

Durante la etapa de implementación y durante los talleres de Diseño de Experiencias de Aprendizaje centrados en el alumno desarrollados con profesores y posteriormente con alumnos, se logró crear y observar un ambiente que favoreció el autoaprendizaje, la reflexión, el trabajo colaborativo, creatividad, pensamiento crítico, expresión oral y escrita entre otras competencias. El rol del profesor se convirtió en facilitador del aprendizaje, ya que el diseño de la experiencia y la planeación del uso de las técnicas de enseñanza fueron el centro de la experiencia, alrededor gira el conocimiento y el trabajo colaborativo para descubrir y lograr lo que es necesario conocer y aprender. La evaluación de la satisfacción y motivación del alumno en el aula pasó del 45% al inicio del tema al 95% después de evaluar la experiencia.

Al final, se logró la reorientación de la educación y de la enseñanza en el aula, ya que los profesores complementan sus estrategias de enseñanza para lograr en los alumnos de las universidades  una mezcla de habilidades técnicas, competencias y destrezas, que los egresados necesitan demostrar para competir en el nuevo mercado de trabajo.

Add your Comment