Orientado a Resultados

Emociones: Una gran expresión verbal de la fuerza del ego; muestra un fuerte individualismo
Meta: Dominio e independencia
Juzga a los demás por: Su capacidad para realizar las tareas con rapidez
Influye en los demás mediante: Su fuerza de carácter; su persistencia
Su valor para la organización: Sus acciones y actitud de “yo les muestro cómo”
Abusa de: La impaciencia; sentido competitivo de “ganar o perder”
Bajo presión: Se vuelve criticón y se dedica a encontrar errores; se niega a trabajar en equipo; se excede en sus prerrogativas
Teme: Que otros se aprovechen de él; la lentitud, en especial en las actividades de trabajo; ser demasiado “blando” o “íntimo” con los demás
Sería más eficaz si: Verbalizara su proceso de razonamiento; buscara otros puntos de vista e ideas sobre sus objetivos al resolver problemas; su preocupación por los demás fuera más genuina; fuera más paciente y humilde

El Orientado a Resultados muestra tal confianza en sí mismo que algunos lo interpretan como arrogancia. Busca sin descanso oportunidades que prueben y desarrollen sus capacidades para alcanzar resultados. A estas personas les gusta las tareas difíciles, situaciones competitivas, cometidos únicos y puestos “importantes”. Aceptan la responsabilidad con un aire de “Yo lo hago” y, cuando terminan, de “dije que yo lo podía hacer”.

El Orientado a Resultados tiende a evitar factores que lo restrinjan,  como controles directos, detalles que le consuman tiempo y trabajos rutinarios. Enérgico y directo, este individuo puede tener dificultades con los demás. Por ser tan independiente, el Orientado a Resultados puede impacientarse cuando se ve involucrado en actividades de grupo. Aunque por lo general prefiere trabajar solo, logra persuadir a otros para que apoyen sus esfuerzos, en especial para completar actividades de rutina.

El Orientado a Resultados es rápido de pensamiento y acción. Se impacienta con quienes son diferentes a él y los critica. Valora a aquellos que muestran destreza para obtener resultados. Son determinados y persistentes, incluso frente al antagonismo. Estas personas, si creen que es necesario, toman el mando de las situaciones, les corresponda o no. En su impulso tenaz en busca de resultados, pueden parecer ásperos y desatentos.