El nuevo paradigma de incubación Lean Startup

pTSwEl año 2007, con el inicio de la construcción del parque tecnológico de Software en Ciudad Obregón llamado después SonoraSoft, un grupo de personas visionábamos la idea de instalar una Incubadora de empresas de base tecnológica con la intención de apoyar a todos los jóvenes emprendedores que necesitaban ayuda y acompañamiento para hacer realidad su empresa, era una gran oportunidad, utilizando el parque como tractor de la iniciativa.  Apoyado el proyecto por ITSON, nos avocamos a diseñar los espacios adecuados, crear todos los procesos necesarios para darle orden, formatos de ingreso, criterios de admisión, plan de capacitación para emprendedores, selección del personal, la tecnología necesaria para apoyar la pre-incubación, incubación e incluso algunos planes para la aceleración. En noviembre del 2007, abrimos las puertas esperando la multitud de emprendedores que desearían entrar y la verdad fueron muy pocos, eso sí muy afortunados.

Después de esta experiencia de emprendimiento y la de los emprendedores que atendimos en ese tiempo, pensé que debería haber mejores formas de iniciar con una idea de negocio no tan dolorosa ni tan desmotivante para el emprendedor; investigando me encontré con lo que muchos llamaban nuevo paradigma para la incubación de empresas de base tecnológica “el método  Lean Startup” de Eric Rise. Lo que me llamó poderosamente la atención del planteamiento de Lean startup era lo pragmático del método. Era muy obvio que en el modelo de incubación “tradicional” que estábamos usando en aquel tiempo que consistía en plantear la idea de negocio en un formato, pasar por un comité de admisión, realizar un plan de negocio, con todo y su estudio de mercado, diseño del producto o producto, diseño de la producción, estructura organizacional, estados financieros, estrategia de despliegue y otras miles de cuestiones que les pedíamos determinar en su estupendo PLAN DE NEGOCIOS, al final del proceso  y en boca de los emprendedores más sinceros y directos nos manifestaron que ya no querían ser emprendedores, a lo que contestábamos con mucho orgullo , “esto es solo el inicio” pero te aseguramos el éxito, ahora a buscar financiamiento para tu empresa. Que desperdicio de esfuerzo y talento tan grande fue.

Ahora, con este nuevo paradigma llamado Lean Startup, nos encontramos con algo radicalmente novedoso y atractivo para los emprendedores y para la incubadora, fundamentalmente el proceso inicia con la detección de una necesidad o problema de los clientes, y como la hipótesis de que la solución planteada puede ser atractiva para un segmento de mercado que está dispuesto a pagar por que le soluciones ese “Dolor”. Con esa hipótesis el emprendedor genera o construye “la primera” aproximación a su modelo de negocio en un artefacto llamado “Lean Canvas” (creado por Ash Maurya) en donde, de manera sencilla puede plasmar varias posibilidades para su segmento de mercado, la solución que propone y su propuesta de valor para los clientes, su estrategia de despliegue, la estructura de costos y la forma en la que monetizará su solución.

Con esta nueva forma de incubación, podemos probar nuestras ideas de negocio de una forma en donde solo implique poner en juego nuestro esfuerzo y conocimiento con mínimos recursos. Aclaro que el enfoque no es fracasar, lo importante es arriesgarse, es decir que fracasar no es algo bueno ni deseable, en absoluto, pero suele ser la condición previa para lograr éxito, por lo que es importante minimizar el miedo a fracasar, ser muy  cautelosos en el uso de nuestros escasos recursos hasta que hayamos encontrado el producto o mercado adecuado para nuestra solución y sobre todo, seguir paso a paso lo que llamamos emprendimiento ágil.

@JesúsGaxiola

Readers Comments

  1. Lorenzo morales Septiembre 24, 2013
  2. Irving RiverA Septiembre 24, 2013

Add your Comment